Eficiencia y climatización | Introducción

Con el fin de limitar la demanda energética del edificio, el CTE establece unos valores límites de transmitancia térmica y factor solar modificado de los huecos.

El nacimiento del hueco, quizás, nace con la traslación de la cabaña móvil con su estructura de cubierta generalmente apoyada en el terreno de los pueblos nómadas cazadores, al modo de habitar evolucionado de la casa de los agricultores, espacio de espera y retención, observación de la cosecha.

La vida en espera, y la nueva casa anclada al terreno con sus muros y cerramientos verticales que soportaban la cubierta, planteaba un nuevo estado de atención,  del lugar exterior, que se  plasma en la apertura de huecos sobre la superficie vertical.

Esta permeabilidad controlada evoluciona desde la mera observación de control y registro hacia la contemplación, produciendo una reversión de la actitud introspectiva inicial con fuertes premisas de seguridad, hacia la interacción interior exterior de los nuevos habitantes del territorio urbano.

Del cerramiento como defensa del medio, a la evolución del cerramiento como captador de energía y visión, el hueco apertura en la continuidad neutra de la superficie del muro, tiende hacia una membrana osmótica.

La amplificación de esta ventana al mundo y los vecinos, nace pareja con la necesidad de controlar la transmisión que se produce a través de ella. El desarrollo de medios técnicos desconocidos viene a brindar un campo de reflexión técnica para este control.

De la relación preocupada, a la relación interesada, de la negación a la obtención de recursos y noticias del exterior.

El hueco, la ventana fascinadora, el concepto de paisaje enmarcado desde una posición protegida.

La composición de esta sinergia establece nuevos principios en la arquitectura y el modo de habitar.

Los conceptos contemporáneos de ambiente y clima interior domesticado, proponen una diferenciación, no visual, sí diferenciada en cuanto a los gradientes de temperatura y humedad, que añaden otras especificaciones a los requerimientos técnicos de la membrana, y llega el paradigma de la ciudad moderna, la movilidad, y con ella la necesidad del control térmico y acústico.

Al igual que el proyecto de la presa, nace con la fiabilidad del diseño del aliviadero que permitirá evacuar el agua excedente, a la membrana del hueco se le requiere un flujo pero en este caso en ambos sentidos, lejos ya de los conceptos iniciales de hermetismo capsular.

Sobre estas reflexiones, consideración del concepto, de los elementos y capas que definan el hueco se plantea esta introducción a eco-calidad.

La interrelación de este documento que se plantea desde la empresa TORINCO, S.L, viene dado por la investigación que se desarrolla desde hace más de quince años en los procesos de creación de nuestros sistemas de carpintería y su creación a obras concretas; proyectos de iniciativa privada e institucional que han permitido completar los ciclos de investigación, desarrollo  y aplicación en proyectos empresariales reales con salida al mercado, difundiendo los mismos en numerosos certámenes y ferias.

Desde esta posición de compromiso por parte de la Empresa, que ha planteado siempre la aventura de los nuevos productos, con riesgo, y a su vez con el conocimiento y la perspectiva de encontrar caminos a su actividad productiva desde una óptica de crecimiento y ofertas de nuevos productos, unido a la investigación para ofrecer reflexiones y miradas sobre elementos tradicionales desde una posición contemporánea, han generado una actividad de innovación empresarial y de enriquecimiento proyectual en una dirección que fusiona todo lo anteriormente expuesto.

Eficiencia y climatización | La Condensación del agua y los cerramientos.

La condensación del agua en una superficie cualquiera es algo habitual con lo que todos convivimos. La condensación es el proceso por el cual el agua cambia de estado, de vapor o gas a estado liquido. Normalmente las superficies metálicas y los vidrios son los que reciben este efecto en su mayor parte. En invierno las lunas de los coches sufren condensaciones muy rápidas y acusadas y los cerramientos metálicos de las viviendas se ven saturados de agua por las mañanas y durante la noche. Los inconvenientes de este proceso físico por el que el agua se condensa en superficies frías… mejor dicho superficies de gran transmisividad térmica, son elevados. Condensaciones sucesivas pueden llegar a crear hongos en las paredes aledañas del cerramiento con el consiguiente perjuicio para la salud así como para la integridad de la vivienda.

¿Por qué usar madera para evitar la condensación del agua en los cerramientos?

La respuesta rápida es porque se trata de uno de los mejores aislantes naturales que existen, lo que implica que no transmite bien el calor. Por lo tanto, la superficie de madera no condensa el agua.

La explicación a esto se debe a que existe una capacidad limite del aire del ambiente a la hora de tener disuelta una determinada cantidad de agua. Esto es lo que se conoce como humedad relativa del aire. Pues bien, cuando la humedad relativa llega a 100%, el aire no admite mas agua y esta empieza a condensarse, llegando al denominado “punto de rocío”.  El punto de rocío baja con la temperatura y con la humedad relativa, como se aprecia en la grafica.

El punto de rocío bajara en proporciona directa a:

1.La cantidad de agua haya en el ambiente para disolver en el aire.
2.Cuanto menor sea la temperatura del aire, menor será el punto de rocío. (El aire caliente tiene mucha más capacidad de absorber agua).

Las superficies metálicas o los vidrios de los cerramientos están mas fríos por su gran capacidad de transmisión del calor.Los cerramientos de estos materiales son un gran y rápido puente térmico con el exterior. Así mismo, por su gran transmitancia, evacuan muy rápidamente el calor del aire adyacente hacia el exterior, lo que permite al agua condensarse al bajar la temperatura del aire que esta en contacto con el cerramiento.

La madera, al ser un perfecto aislante, tiene siempre una temperatura de superficie mayor que la de cualquier otro material de mayor transmitancia térmica. El puente térmico entre el exterior y el interior es de menor medida y mas lento. Con lo cual la temperatura de rocio o condensación es mas difícilmente alcanzable, ya que el aire en contacto con la superficie del cerramiento no se enfría, por tanto no baja su punto de rocío.

Eficiencia y climatización | Soluciones a la Condesación

¿Cómo combatir la condensación?

De lo anterior se desprende que el problema puede ser atajado en 2 frentes simultáneamente:

1º Ventilando para reducir la humedad relativa del aire de la vivienda. Para ello es conveniente tener herrajes oscilobatientes que permitan una ventilación sencilla o incluso usar herrajes con posición de micro-ventilación. También es aconsejable hacer que los radiadores de calefacción se instalen bajo las ventanas.

2º Usando cerramientos con doble acristalamiento y cámaras de 12mm de espesor como mínimo, es decir usar por ejemplo cerramientos de madera o madera aluminio y vidrios bajo emisivos. El cerramiento es una barrera térmica por lo que debe reducir el intercambio de temperatura entre el exterior y el interior de la vivienda. De ahí la importancia de los materiales de los que está hecha.

La madera es un aislante natural. Incluso en un riguroso invierno en el que el aire frío nos envuelve, la ventana de madera mantendrá una temperatura agradable al tacto. Y lo mismo ocurre en un caluroso verano, porque la condensación no sólo puede ocurrir en invierno, sino también en verano. En los días de bochorno (aire caliente y húmedo) querremos enfriar la vivienda posiblemente mediante un equipo de aire acondicionado que enfriará el aire saturado de humedad que, al perder temperatura, depositará el agua en las superficies frías


Eficiencia y climatización | Casas pasivas

Un edificio Passive House es un edificio de aspecto común, el cual tiene unas características de alta eficiencia energética, alta comodidad y asequibilidad al mismo tiempo.

El passive House no es solo una marca, es un concepto de construcción comprobado empíricamente que puede ser aplicado por quien quiera y donde quiera.

Las pérdidas de energía se producen a través de los elementos del edificio que están en contacto con el exterior. Podemos distinguir dos tipos de cerramientos, los opacos y los no opacos. Suponiendo estos unas pérdidas en algunos casos mayores al 40% del total.

Una ventana eficientemente energética es capaz de aislar el habitáculo del exterior evitando así las ganancias o pérdidas de energía que nos obligan a climatizar sobremanera nuestro edificio. 

En Europa, existe un organismo referente con respecto al tema del Passive House, el Passive House Institute (PHI) con el cual nos encontramos actualmente trabajando para certificar la primera ventana pasiva para clima cálido. 

| Inglés | Francés | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad
© 2011 Torinco S.L. Todos los derechos reservados.