Garantía LONGLIFE

Garantía LONGLIFE

DURABILIDAD. Es una de las palabras más repetidas a la hora de confeccionar un cerramiento de madera. Queremos que sea durable tanto en los elementos estéticos como en los elementos técnicos.

Extendido desde hace tiempo, uno de los mitos sobre la madera en exterior es su necesidad de mantenimiento, cuestión no cierta en su totalidad. Como otros muchos materiales empleados en la edificación, la madera solo requiere un cuidado de carácter preventivo.

Siempre que se evalúa un conjunto debemos tener en cuenta que en el acabado influye todo. Por ello, el concepto LONGLIFE se basa en el cumplimiento de unas pautas de calidad que comienzan en la selección de la madera, pasando por la fabricación y el recubrimiento, el transporte y la instalación. Todo esto provoca que el sello de calidad LONGLIFE extienda la garantía en el recubrimiento hasta 12 años.

Innovando en los sistemas de acabado, TORINCO y SIKKENS, marca líder en el mercado de recubrimientos, han generado sinergias
para ofrecer cerramientos de madera más duraderos que cualquier otro material o fabricante. Nunca antes se había conocido un compromiso tan alto con la durabilidad del acabado, y todo ello, sin renunciar a los beneficios productos ecológicos en base agua.

Ganando el cliente, gana el cerramiento. Con el sello LONGLIFE se conseguirá la máxima calidad posible, incrementado el confort y el bienestar de toda la familia.